El ABC para adquirir tecnología

Cuando alguien invierte su dinero (mucho o poco) en una compra, espera sacar el mayor rendimiento por el precio abonado. En tecnología, sucede lo mismo.

Solemos tomar el precio de un producto como parámetro de su calidad. Es decir, a mayor precio, mejor producto. Si bien este es un indicador aproximado, lo cierto es que no es infalible. Un precio elevado no siempre es sinónimo de mejor calidad o mayores prestaciones. En las estaciones de servicio ocurre, por ejemplo, que se adquiere el mismo producto que en un supermercado a mucho mayor precio. Pero también debemos tener en cuenta que un precio elevado no es sinónimo de “caro”. Que no lo podamos pagar no implica un precio inflado.

Sin embargo, cuando el precio de un producto es muy bajo respecto a otros de similares características, cabe la sospecha de que algo no está bien. Podemos pensar que el equipo está adulterado, que es falsificado o que fue ingresado por contrabando. Difícilmente llegamos a pensar que el producto es bueno o durará mucho. Sin embargo, la inversa no se da: fácilmente caemos en el supuesto de que si pagamos una buena suma de dinero por un equipo se debe a su calidad superior.

La primera recomendación para tener un mejor criterio de decisión es interiorizarse y tener en claro qué se espera del producto en cuestión (si se le va a dar un uso doméstico, moderado, profesional, etc.). La segunda recomendación es consultar con personas que conozcan de ese equipo más que nosotros (en Internet hay innumerables foros para cualquier cosa). Es importante aclarar que en el camino algunos dirán: “Comprá cualquiera. Son todos iguales”. Y aquí va la tercera recomendación. Si encontramos gente así, podemos esperar que el consultado

  1. Saque provecho si nosotros le creemos (por ejemplo el vendedor/vendedora).
  2. Sepa muy poco del tema (incluso ignora su ignorancia)

Debemos andar con mucho cuidado porque podemos estar ante la presencia de un pelotudo.

Las empresas no gastan millones de dólares en investigacio? y desarrollo porque sí. Es cierto que no pocas veces equipos genéricos utilizan algunos componentes iguales a los de marcas líderes o que grandes empresas tienen segundas marcas. Por eso es importante la primera recomendación. Por último, es necesario saber que cuando se compra un producto (entre muchas otras cosas) se está adquiriendo:

  1. Servicio de post-venta
  2. Servicio técnico
  3. Disponibilidad de repuestos
  4. Garantía y plazos de la misma.
  5. El asesoramiento de la persona que lo vende

Aunque no sepamos nada de estos 5 aspectos, lo cierto es que todos van modificando el precio y pueden hacer la diferencia entra una buena compra y un verdadero dolor de cabeza. En resumen, las cosas a tener en cuenta son:

  1. Interiorizarse en el tema.
  2. Determinar qué se espera de el producto
  3. Buscar ayuda con gente entendida.
  4. Discernir cuál es la gente entendida (esto es crucial).
  5. Identificar servicio de post venta (garantía, service oficial, disponibilidad de repuestos, etc.)

Ahora sí, empiece a buscar lo que necesita. Este es un buen sitio para empezar: www.psicofxp.com

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: