Migrando a GNU/LINUX. Esa extraña sensación.

Cuando cuatro enfermos (que hoy son mis amigos) me hablaron el poderoso GNU/LINUX, yo pensaba que era algo así como volver al viejo DOS y que sólo podían domarlo los nerds. Entonces unos de ellos me mostró el famoso Beryl al grito de: “¡Decile a tu Windows que haga esto!” y yo me quedé helado, así, como un pelotudo mientras Sheryl Craw cantaba en espejo y se mostraba lo que pasaba en los 4 escritorios al mismo tiempo. Claro, parece que a los amigos de Tux (el pingüino referente de este sistema operativo) no les alcanza con un escritorio como tiene windows y hay que clavarle dos, tres y hasta dieciseis escritorios para trabajar. Lo que está muy bueno, porque en uno tenés las herramientas de trabajo, en otro el entretinimiento y en otro, por ejemplo, lo usas para buscar info en internet. Y yo seguía mirando como tonto, ¿viste?, mientras me enseñaban que en kopete (el programa para chatear) podés meter en el mismo momento la cuenta de hotmail, de yahoo, de gmail y si tenés usuario en jabber, ICQ y otros programas más, también podés chatear sin necesidad de más de un programa.

“Pero eso no es todo”, me dijo César y me nombraba las bondades de Amarok, de Kate y de Konqueror. Parece que hay cierta fascinación por el uso de la “k” en la distibución de LINUX (que no sé bien qué carajo es, pero bueno) que se llama Kubuntu (es la que tengo yo) y encontrás “K” en KDE, kaffeine, Kompose, Knotes, etc. Y yo no podía creer tantas cosas buenas, pero igual no me convencía, hasta que dijeron las palabras mágicas: “No hay virus y no tenés que reinstalar el sistema operativo nunca más”, y a mi se me caían las lágrimas de la emoción, te juro, porque, además, te guarda tus configuraciones y cuando haces cualquier cosa (como yo, que rompo todos los sistemas que toco), y tenés que instalarlo por alguna razón, entonces lo prendés y el tipo te toma tus configuraciones y no le importa mucho preguntarte. Entonces lo agarré al mosquetero Porthos (algunos se empecinan en llamarlo Diego) y me mostró algo así como un “Partition Magic” y me armó un despelote enorme, pero yo me fui con Windows y Linux en mi compu, y me sentía importante y todo un nerd porque sabía qué significaba “Kopete” y “Open Office” y mi pc pesaba un poco más con tanta erudición adentro.

Pero parece que salió una nueva versión, equivalente a la de Windows Vista (pero que funciona) que se llama algo así como Gibbon. No, no: Gutsy; así se llama. Y entonces Pedro le metió los dedos y aprendí miles de cosas más, como Flock, Flickr, Web 2.0. Y ahora estoy aprendiendo, porque hay de todo para bajarte (de todo, pero de todo) y la gente tiene buena onda y siempre hay algún salame como vos que ya tuvo problemas como vos y que alguien con buena onda se los solucionó y te dejó escrito en un foro como tenés que hacer para resolverlos. Pero tenés que tener paciencia, dedicación y amor por un sistema que funciona, pero la corre de atrás, sin ninguna publicidad más que la de usuarios avanzados y tipos como yo, que no sabemos bien de qué se trata pero le damos para adelante.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: