¿Se puede vivir de un blog?

Seguramente te estás preguntando si se puede vivir de un blog. Dejame que te conteste honestamente: no tengo la más puta idea. Hay varios bloggers (hombres y mujeres) que sí y de hecho, yo conozco a uno. Por mi parte, estoy dispuesto a hacerlo y encontrarle la vuelta. ¿El motivo? Me encanta escribir y sería fantástico que eso sea una fuente de ingresos.

En este post voy a compartirte mi experiencia y mis consejos. Llevo más de 10 años escribiendo blogs (para mí y por cuenta de otros) y haciendo experimentos en León de Turín. Además, escribo en Impulsio todo lo relacionado con emprendimientos y empresas. Este blog tiene pocos meses (¿3? ¿6? No recuerdo) desde que lo abrí. Con suerte, tengo 3 visitas a la semana. En el blog de Impulsio, la cosa es distinta (hay visitas y sirve para monetizar) pero ya llegaremos a esa parte.

¿Pero cómo se puede vivir de un blog?

Hay varias formas de monetizar un blog: publicidad, venta de productos, marketing de afiliación o porque te sirve de vidriera para que te contraten. No voy a entrar en detalles acerca de esto porque la web está saturada de excelentes posts que tratan sobre cada aspecto.

En este blog no quiero hacer nicho y eso, al parecer, es malo para el business. O sea, se hace todo más difícil para posicionarte. Me gusta escribir, leer, el arte, asesorar, ser coach ontológico y tener conversaciones, asesorar a las pequeñas empresas, entre otras cosas que me gustan. Este blog es sobre mí. Soy todo eso y más y no voy a mantener un blog para cada cosa. Así que seguiré escribiendo sobre mí (digamos que el blog es mi vidriera) y ya veremos cómo anda.

Pero como entiendo de empresas, quiero decirte esto: tu blog es tu pequeño emprendimiento. Así que buscá cuál es tu oferta y cuál es tu cliente ideal y hacé foco ahí. Hacer foco es clave para armar todo lo que viene.

¿Un blog es un emprendimiento?

Si querés que te de plata, sí. Así de fácil. Y cuando abrís un emprendimiento pasan varias cosas. La principal es que la mayoría de los emprendedores no ven plata durante un plazo de dos años, aproximadamente. Recién ahí empiezan a vivir del emprendimiento y a conocer el negocio más a fondo. Si tenés dinero disponible, entonces podés achicar ese plazo con publicidad, presencia y posicionamiento. Pero si no tenés dinero, tenés que tener paciencia y trabajo.

Montar una empresa física no es fácil. Necesitás muebles, pintura, vidrieras, folletos y más para, recién, empezar a vender. ¿Por qué sería diferente para monetizar la web para vivir de un blog? Es cierto que podés aprender todo y empezar desde cero. ¿Pero te imaginás armando la vidriera, pintando, colocando vinilos en las ventanas, diseñando los folletos, contactando

proveedores y buscando clientes al mismo tiempo? Yo me imagino y calculo que puedo demorar 6 meses en abrir un local. Si no tenés plata, te entiendo. No hay muchas opciones. Pero si tenés dinero, ¿no pagarías para que alguien se ocupe de determinadas cosas? Yo sí. Eso hace que los tiempos entre que tomás la decisión y empezás a vender sean más cortos.

Así que, en este emprendimiento de blog, podés elegir que sea solo difícil (escribir bien y posicionarte) o hacerla muy difícil (instalar y configurar todo lo que implica un blog).

Mi consejo: ponete a escribir, aprendé cómo funciona el SEO y dejá que alguien se ocupe de la parte técnica, el diseño y deje todo a punto. Tiempo para ser mejor y conocer la parte más dura, vas a tener.

¿Por dónde empiezo para vivir del blog?

Fácil: ¿qué vas a vender o por qué te van a pagar? Este blog habla de mí, así que la ge

Todos insisten en lo mismo: buscá algo de lo que sepas y te apasione (un nicho, digamos), escribí sobre eso y conseguí lectores que puedan ser potenciales compradores. No es fácil, no es rápido pero se puede (¿podremos?).

La gente me puede contratar  para que escriba para ellos, hagamos coaching ontológico o los asesore en su emprendimiento o pequeña empresa. Si les gusta lo que hago, tal vez compren mi libro.

El Matamitos
Escribir tu propio ebook y venderlo.

 Este blog no nació para vender, así que hablemos del tuyo. ¿Vos qué vas a ofrecer y a quién? La publicidad resulta interesante si tenés muuuuuuuuuuchas visitas o si vendés el espacio (hablás de perros y le ofrecés un banner en tu blog a una veterinaria o en una fábrica de alimentos, por ejemplo). Ojo. Esto es para empezar. Después hay mil cosas más para hacer, como segmentar, hacer el blog más rápido, evaluar la competencia y posicionarte lo mejor que puedas, etc. Pero estamos empezando, así que no quiero abrumarte.

La clave para comenzar: saber quién es tu cliente ideal y qué vas a ofrecerle.

¿Qué puedo vender en mi blog?

Hay muchas cosas que se pueden vender en un blog: publicidad, un producto (un libro como “El matamitos: 12 mitos que acechan tu emprendimiento”, algo que fabriques, un curso listo, el curso o el libro de otro) o un servicio (asesoramiento, un curso presencial o virtual en vivo, un taller, etc.).

¿Qué vas a vender vos? Lo que vayas a vender tiene que estar hecho. Si lo que vas a vender es un libro que no escribiste o un curso que no armaste, entonces no importa que tan genial sea tu blog: no hay nada para ofrecer. Si te vas a vender a vos, es importante que te conozcan y te pienses como un producto. No me malinterpretes: no sos un producto. Pensate como un producto para determinar atributos, características, colores y precio. Es más fácil si pensás así.

Tengo cliente ideal y algo para ofrecerle. ¿Cómo sigo?

Para vivir de un blog es clave que le pongas contenido. Si solo vas a vender y no escribir contenido, entonces hay que pensar diferente. En ese caso, tenés una tienda virtual. Aunque tiene cosas similares, la cosa se plantea diferente. El blog es muy importante para hacer lo que se conoce como marketing de atracción (inbound marketing). Es decir, posicionarte bien en un buscador para que aparezcas entre los resultados relevantes cuando tus posibles clientes realizan búsquedas relacionadas a tu nicho.

Si vendés choripanes en eventos públicos, por citar un ejemplo, vas a buscar estar lo mejor posicionado dentro del readio del evento. Si estás a 3 kilómetros del lugar, tus posibilidades de vender son menores. Cuanto más cerca y en el camino de las personas que asisten estés, más posibilidades de vender.

Esto es similar: si vendés servicios profesionales, las personas que pueden ser tus clientes buscan cosas en internet. ¿La clave? escribir de manera tal que cuando realicen una búsqueda te encuentren. Si sos veterinario y hablás de política, tus posibilidades de éxito son menores si ayudás a que las personas puedan detectar tempranamente cuándo un perro tiene el estómago dado vuelta, por ejemplo. Yo, literalmente, le salvé la vida a mi perro gracias a un blog.

Cuando el contenido es bueno, está bien escrito, cumple con el SEO y resulta atractivo, los buscadores te muestran. Es decir, tenés que escribir y sumar contenido. ¿Cada cuánto? Una vez por semana como mínimo. Yo escribo cuando tengo ganas y eso no sirve para vivir de un blog. ¿Te imaginás viviendo de tu empresa yendo a trabajar una vez por semana? Acordate que vas a empezar y a tu blog no lo conoce ni tu mamá. Es irreal que pasen cosas sin trabajo duro. A menos que, insisto, tengas mucho dinero para que otro lo haga por vos.

¿Los primeros clientes?

La potencia del blog es que te pueden encontrar en todo el mundo. El problema es que eso vale para todos y también pueden encontrar a colegas y competencias con igual facilidad. La clave es armar una lista de posibles clientes para que reciban tus novedades en contenido y en bienes. Esto es hacer una lista de suscriptores de tu blog para que reciban tu contenido y ofertas.

¿Pero cómo armo una lista de sucriptores? Otra vez, la web está lleno de gente que te enseña a hacer esto y no voy a aportar nada nuevo. Así que buscá cómo se arma una lista y hacé una lista con la gente que conozcas y sus correos. Tu blog es virtual y vas a contactar a tus clientes virtualmente. Tal vez, a muchos de ellos no llegues a conocerlos nunca.

Tengo productos, servicios, cliente ideal y algo para decir. ¿Cómo empiezo para vivir del blog?

La recomendación es que busques un buen hosting, instales WordPress y empieces a trabajar. Si no tenés idea, pero nada de idea, de lo que acabo de escribir, entonces estás recién nacido en este mundo. Te lo pongo en un ejemplo: si querés vender alfajores y no sabés por dónde empezar, te diría que busques una receta ya lista y empieces a probar en tu casa hasta que te guste y entiendas muy bien todo. Para vivir de un blog, no es recomendable empezar con un blog gratuito porque tiene problemas para hacer determinadas cosas. Pero si no tenés idea y algunos pesos para invertir (como mínimo 35 dólares para algo bien básico), entonces es mejor empezar desde la base.

Mi consejo para novatos bien novatos: empezá en wordpress.com, escribí y agarrale la mano. Después, hay tiempo para migrar y hacer las cosas bien. Eso sí, hay un problema a la hora de hacer esto y vas a perder un poco de tráfico. Pero creeme que si no tenés idea acerca de dónde te estás metiendo, es lo mejor que te puedo recomendar. Es como abrir un kiosco en tu casa y unos meses después lo mudás a dos cuadras. Perdés cosas, pero no arriesgaste demasiado.

Resumen para comenzar a vivir de un blog.

  1. Tener algo para ofrecer y saber quién es tu cliente ideal.
  2. Empezá a escribir en un blog.
  3. Dalo a conocer entre tus conocidos y en las redes.
  4. Mejora tu escritura y el SEO.
  5. Capta una lista de suscriptores.

Otro día te cuento más. Si te interesa mi trabajo sobre emprendimientos, podés conocer más mi ebook “El matamitos: 12 mitos que acechan tu emprendimiento” en este enlace. ¡Me podés escribir o comentar y seguimos conversando!

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: