Willy Crook en Hendrix Bar

Hacía tiempo que lo esperaba. Desde el año 2002, para ser preciso. Había tocado en Santa Fe, en la playa, un tiempo después de esa fecha. Pero todo eso era en el marco de una disco a la que siempre preferí no ir. Después hubo un intento fallido en el 2004 que fue suspendido por razones sin precisar. Nada más hasta el jueves 11 de febrero de 2010. Estuve ansioso. ¿Daría un buen concierto? ¿Estaría muy roto? ¿Se iría después de tres canciones? Y entonces hice memoria mientras esperaba que apareciera el hombre que alguna vez tocó con Sumo.

Todavía recuerdo cómo me enteré de que existía Willy Crook. Fue en una fiesta que hizo mi hermana en nuestra casa. Había muchos amigos de ella, todos más grandes que yo. No se por qué, pero terminé hablando con uno de ellos acerca del Torino y la fascinación que me producía.  Entonces preguntó, como quien dice algo, si yo escuchaba “Willy Crook and the funky torinos”. No sabía quién era Crook y apenas sabía (¿sabía?) lo que era el funky. Entonces el comentario quedó en la nada, porque no había internet y no había forma de indagar acerca de este hallazgo. Pero en la disquería desepejé aquellas dudas y encontré el primer disco de la banda. Lo miré,  dudé, revisé y lo compré cuando leí que en el agradecimiento figuraba el Torino SE.

Un tiempo más tarde, en Rosario, encontré en la casa de un primo el disco “Eco”. En ese momento Eternity rompió mi corazón. Años después, me hice del disco “Versiones”.  Ya de regreso nuevamente en “Hendrix Bar”, recordé el arte de tapa y volví a coincidir conmigo que la producción artística había sido un éxito.

Llegando las 23:00, me puse impaciente. Dos horas en una mesa y los músicos que preceden al hombre del Torino siguen bebiendo a mi lado. El escenario: vacío. Minutos más tarde, sube el grupo “Ebano” y el soul entrerriano nos conmovió a todos los presentes. La voz femenina y un cóctel de músicos excelentes fueron agradecidos con calurosos aplausos. Y bajaron y subió un tal Nico Gómez, una banda interesante, excepto por el mismo Nico Gómez, al que podrían sacar de la formación y todos celebrearíamos. (Nota del que escribe: atención con el tecladista que los acompaña). Con artistas invitados y covers de Jamiroquai, entre otros, levantaron el show hasta que, por fin, el aclamado Willy Crook con su banda (un bajista y un baterista que siguieron y también guiaron a Crook durante todo el concierto) subió al escenario sobre la hora 01:00 del ya viernes.

Tres horas después, con la mano acalambrada, Crook seguía tocando, haciendo chistes y peleando con un espectador que le pedía en cada corte la canción “Eternity”. Por un momento pensé que el saxofonista-guitarrista bajaría del escenario a pegarle y temí por el espectador. Los puños del músico son conocidos y Symns atestigua la fiereza de su combate. Con humor, funky, blues, saxo y guitarra el espectáculo se cerraba.

Siete horas sentado empezaron a incomodarme. Así que partí con la satisfacción de haber escuchado al que es parte de la historia de nuestro rock, pero rengo porque me faltaba Eternity. Tal vez más tarde volvió a subir al escenario y la regaló. Quizá el espectador lo molestó tanto que Willy decidió no tocarla en toda la noche. El insistente personaje de lentes y sombrero obligó a que vinieran a mi mente las palabras que escupió el que alguna vez fuera saxofonista de “Patricio Rey y sus redonditos de ricota” en un reportaje: “Los pelotudos son patrimonio de la humanidad”.

No me sentí digno de exigir nada más en esa noche. Me vine despacio, repitiendo para mi mismo la melodía no escuchada que aquí quiero compartir con ustedes.

“Eternity” del disco “Eco” – Willy Crook & the funky torinos con Skay Beilinson como artista invitado.

4 Replies to “Willy Crook en Hendrix Bar”

  1. […] Fuente: Bitácora de León de Turín […]

  2. Guido Podestá says: Responder

    Te dejo el link a tu post:
    https://www.rock.com.ar/redondos/2010361/willy-crook-en-hendrix-bar/

    Saludos,
    Guido Podestá

  3. Hola. No me digas que te perdiste la presentación de Willy en el Paraninfo….¿? Vino con el mismísimo Patán Vidal y realmente dió un show excepcional.

    Tuve la suerte de ver a los Funky Torinos en su esplendor, en Cangrejo en Paraná. Los Funky Torinos eran una banda increíble, de lo mejor que he escuchado.

    Saludos.

    1. Lo fui a ver al Paraninfo pero en el 2004 o 2005, no recuerdo. Me lo perdí, nomás.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: