¿Windows o GNU/LINUX?

Cuando compramos una computadora, lo que compramos es un montón de fierros, cables, circuitos, monitor y demás cosas que uno puede patear (a estas cosas las denominamos Hardware). Este equipo sin un adecuado programa no nos sirve de gran cosa. Para que el equipo comience a operar como una herramienta, hace falta un soporte informático que vincule entre sí y con el usuario todas las partes del hardware. Cada parte del equipo tiene un instalador (driver) que indica cómo se debe vincular el software con cada uno de los componentes del hardware. Sin embargo,  todos los software necesitan de un programa anfitrión o base. Este programa es el conocido “Sistema Operativo” (OS por sus siglas en inglés) que permite la vinculación, decodificación y sincronización de todos los datos que relacionan al usuario con el software y el hardware. Si yo quiero imprimir una página de un procesador de texto, le doy la orden al programa que, a su vez, le dirá a la impresora (instalada en el OS) cómo y qué debe imprimir. Antes de continuar, es necesario destacar que la opinión aquí expresada es la que corresponde a la visión de un usuario común que maneja XP y GNU/LINUX, siendo los conocimientos en Windows apliamente superiores al manejo de GNU/LINUX.
Ahora bien, entre los OS más conocidos tenemos Windows, Mac OS y GNU/LINUX. Mac OS funciona exclusivamente en equipos Apple Macintosh, mientras que Windows lo hace en la mayoría de las computadoras domésticas y de oficinas del mundo (contando con más del 91% de usuarios). El OS GNU/LINUX comenzó a tomar relevancia para los usuarios comunes en los últimos dos años, siendo los grandes avances tanto en el entorno gráfico como en amigabilidad del sistema lo que permitió que los usuarios comunes (y no sólo los que tuvieran conocimientos en informática) migraran de Windows a este sistema que permanecía en el anonimato.

Pero fue Bill Gates quien tuvo la brillantez de inundar al mundo con un OS que presenta enormes dificultades y que requiere mantenimiento periódico y mantenerse protegido de los virus. La amigabilidad del entorno (plagiada confesamente de Mac) y la facilidad de uso hicieron de Windows el amigo ideal dentro de las computadoras personales.

Para entender un poco más este mundo paralelo, es necesario conocer cómo “piensa” cada OS. Gates usa el denominado “software propietario”, de manera que uno descarga una aplicación, la ejecuta y si no le gustan algunos detalles del programa que está corriendo, entonces tiene dos caminos: buscar otro programa de similares prestaciones o mandar un correo al propietario del soft para que considere sus sugerencias.

GNU/LINUX opera de una manera distinta, por bloques o ladrillos y con un código abierto (Open Source). De manera que alguien hace un programa y entrega el código a todo el mundo. Otro usuario que considera ese programa como una herramienta interesante, pero deficiente, le agregará algunas características nuevas a ese programa, y otra vez el código está disponible para todos. Por ejemplo: supongamos que armo un programa que permite manejar audio, pero solo se puede ejecutar mediante comandos escritos. Cuando publico el código, estoy ofreciendo algo que no podrán usar aquellos que desconozcan los códigos escritos. Sin embargo, también le estoy dando la posibilidad a otra persona con conocimientos avanzados y a la que le guste lo que hice de hacer un entorno gráfico a esa aplicación. De manera que esa aplicación puede ser modificada indefinidamente para mejorar sus prestaciones y utilizarlas en otras aplicaciones más. Por fin, aquel usuario que al princcipio no usaba el program por falta de conocimientos, ahora puede usar la aplicación con un entorno gráfico.

Con esta forma de trabajar, sabemos que cuando existe algún problema, hay miles de personas dispuestas a ayudar y con posibilidad de hacerlo (ya que disponen del código fuente), además de permitir que una aplicación (supongamos un procesador de textos) se vincule con el correo electrónico. Windows permite esto, siempre y cuando uno use los programas del mismo fabricante. En GNU/LINUX uno puede utilizar diferentes aplicaciones de distintos fabricantes y relacionarlas entre sí.

Pero dejando estas características de lado, mostremos las ventajas.

  • Ventajas de GNU/LINUX:
  1. Es totalmente gratuito y no requiere ningún tipo de licencia.
  2. No hay virus.
  3. Es muy estable (no se “cuelga”)
  4. No requiere reinstalaciones periódicas.
  5. No requiere borrar el registro.
  6. Si por alguna razón hay que reinstalar el OS, las configuraciones del mismo se guardan aparte, de manera que no hay que configurar todo otra vez.
  7. Existen innuerables aplicaciones para todos los gustos: programas para llevar una contabilidad doméstica, programas de manejo de clientes,programas de diseño, etc.
  • Ventajas de Windows:
  1. Todos los programas estándares son compatibles con el OS
  2. Es muy fácil de instalar el OS y las aplicaciones
  3. Estamos absolutamente familiarizados con el entorno.
  4. Siempre tenemos el teléfono de un amigo que nos saca de apuros.
  5. Se consiguen fácilmente los instaladores para cualquier hardware.
  6. Cualquier técnico entiende cómo manipularlo.

Pero si muchos usuarios migran de OS, con un poco de paciencia, de trabajo y de estudio, GNU/LINUX puede estar mejor posicionado, ser más amigable todavía y podemos obligar a las empresas que fabrican soft y hard que incluyan a los usuario del Open Source entre sus listas. Las posibilidades del código abierto son tan grandes como usuarios de pc haya en el planeta y las ventajas son importantes y no un simple capricho para llevarle la contra a la empresa más grande del planeta.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: